Bodegas Luzón reducirá un 10 por ciento su consumo de agua y electricidad en 2018 al hacer más eficiente su actividad empresarial. Además, disminuirá la producción de residuos y el uso de cartón.

Acaba de renovar la Certificación Ambiental ISO 14001 en su versión más exigente, y es una de las pocas bodegas españolas que cuenta con la Wineries for Climate Protección (WfCP)

Para conseguir sus metas está implementando acciones concretas como haber reducido el peso de la botella en su nueva gama de productos Colección, la incorporación de tecnologías que permiten una reducción del consumo energético, la sustitución de luminarias por LED, y la colocación de contadores para el control del uso de recursos en los procesos productivos claves, entre otras medidas de actuación.

La apuesta por un uso eficiente de los recursos y su compromiso con la conservación del medio ambiente y el patrimonio natural le han permitido renovar la Certificación Ambiental ISO 14001 en su versión más exigente de 2015. A este logro se une que es una de las pocas bodegas españolas que cuenta con el certificado Wineries for Climate Protección (WfCP) que la define como una empresa medioambientalmente sostenible gracias a la puesta en marcha de una exigente política de mejora continua y sostenibilidad.

La obtención de este certificado el pasado año, desarrollado por la Federación Española del Vino (FEV), pone de relieve el compromiso con la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático de Bodegas Luzón. La organización cumple, además, con los criterios de sostenibilidad medioambiental exigidos por los principales distribuidores internacionales.

A su Plan de Protección Ambiental se suma el compromiso de todos los trabajadores de la bodega de abordar los riesgos y oportunidades medioambientales resultantes del ciclo de vida de su producto: el VINO. Todo ello para incorporar las mejores tecnologías disponibles que promuevan la máxima conservación del entorno en el que opera la empresa.

Su compromiso con la sostenibilidad se completa con iniciativas tales como el cálculo de la huella de carbono generada por su actividad empresarial, el consumo del 100% de energía procedente de fuentes de energías renovable, un incremento progresivo en la producción y elaboración de vino ecológico y la ejecución de proyectos de I+D+i vinculados a la eficiencia energética.