No vamos a descubrirte nada ni a ‘venderte’ los motivos por los que tienes que consumir vino bien sea en Navidad, porque son las fechas, o bien en cualquier otra época del año. No queremos hacer eso, porque en Bodegas Luzón somos gente práctica que simplemente se remite a los hechos para animarte a que si no has probado el vino, lo hagas, y a que si quieres saber cómo los elaboramos desde hace más de cien años, sepas que las puertas de nuestras instalaciones están abiertas a las visitas, solo tienes que avisarnos con antelación de que vienes y lo tendremos todo preparado para recibirte (http://www.bodegasluzon.com/solicitud-de-visita-enoturismo/).

Lo que queremos es que bebas Luzón, pero también que lo vivas, que construyas una historia en torno a una copa de vino, que lo compartas en un momento de relajación al final de una dura jornada de trabajo con compañeros que, fuera de la oficina, se convierten en amigos. Que la tomes mientras cocinas para los tuyos, para esa persona especial con la que quieres escribir tu historia. Hazlo mientras escuchas música, de viaje. Que bebas, por supuesto, con moderación. Que lo disfrutes.

Porque una bebida cuya creación se atribuye a los dioses, a Osiris en el caso de los egipcios y a Dioniso en el de los Griegos, y que se ha consumido en todas las civilizaciones que han poblado la tierra desde hace miles de años, no puede ser mala. Si lo consumes de manera asidua eres una persona que sabe lo que quiere, si te has incorporado hace poco o estás en ello, prueba y compara, tienes todo un mundo de aromas y sabor ante tu nariz y tu boca. Y si lo maridas con una estupenda gastronomía como la nuestra, la murciana, la mediterránea, el placer será digno de dioses.

Brindamos porque lo disfrutes.