Todos los amantes del vino tenemos nuestras preferencias y gustos personales por este producto. Los hay con más estima por los tintos jóvenes o crianza, otros se decantan por blancos afrutados con más o menos cuerpo o la enorme variedad de rosados que actualmente encontramos en el mercado.

Si bien es importante elegir un buen vino, también lo es conocer sus propiedades y sobre todo, entender lo que nos dicen sus contraetiquetas.

Hoy queremos explicaros algo más lo que podemos encontrar en esas contraetiquetas, qué tipo de información debéis conocer para saber más sobre la procedencia de cualquier vino, y no solamente el tipo de uva, sino información que puede ser importante y a tener en cuenta. Vamos a verlo:

  1. Nombre comercial

El dato más importante, sin duda alguna. Es en lo primero que nos fijamos y es a partir de este momento que llamaremos al producto por su nombre.

En ocasiones el nombre comercial o marca puede ser el mismo que el de la bodega que lo produce, pero puede ser el nombre que al propietario del vino se le haya ocurrido.

  1. Denominación de origen

La indicación geográfica. Esta denominación garantiza la calidad y características del producto, puesto que cada D.O.P regula los requisitos que cada producto debe de cumplir. En la mayoría de los casos, esta indicación suele venir como adhesivo externo a la etiqueta.

En nuestro caso, y como ya sabéis, pertenecemos a la Denominación de Origen Protegida Jumilla, ubicada en la Región de Murcia. En sus etiquetas, veremos, además del logotipo y el nombre de la D.O.P., el número que identifica a cada botella.

  1. Añada de la cosecha

Toda botella indica, como mínimo, el año en el que se cosechó la vid, y puede aportar también la información sobre el envejecimiento del vino que contiene, que puede haberlo hecho en barrica, en fudres, en ánforas de barro o cemento, etc… así como su tiempo de reserva, que suele ser a través del tiempo de guarda de la botella en la misma bodega.

De esta forma, podremos saber si el vino que vamos a consumir es joven, crianza, reserva o gran reserva, en dependencia del tiempo que haya pasado en barrica, ánfora (si es el caso) y botella, dependiendo su tiempo de cada D.O. a la que pertenezca un vino u otro.

  1. Descripción del vino

Muchas veces, la contraetiqueta contiene una pequeña descripción sobre el vino. En ella se explican sensaciones que evocan las características del producto, notas de cata, las uvas empleadas, etc. Dependiendo de los lugares en los que se comercializará el vino, esta información estará en uno o varios idiomas.

  1. Embotellador

Aquí se detallan los datos del embotellador o bodega que ha producido el vino en cuestión: nombre, ubicación y número de registro embotellador.

  1. Número de lote

Cada tipo de vino en cada año tiene un número de lote diferente. De ese modo, es posible identificar el año de embotellado, así como el lote al que pertenece toda una añada para un mismo vino.

  1. Graduación alcohólica

Dependiendo de la D.O a la que pertenezca el vino, los valores alcohólicos del vino variarán. En este caso, la información del volumen alcóholico vendrá en un tamaño más grande que el resto de la información, ya que es una información importante de la que el consumidor debe tener conocimiento.

  1. Variedad de uva

La variedad de uva con la que se ha elaborado el vino. Puede componerse de distintas variedades a través de un Coupage, o ser monovarietal (es decir, elaborado con un único tipo de uva).

Normalmente, los vinos se elaboran con variedades autóctonas de cada zona. Como es nuestro caso, especialmente la Monastrell y la Garnacha Tintorera.

  1. Sulfitos

Los sulfitos es uno de los elementos que, en muchos casos, resulta necesario para la buena conservación del vino. Y aunque estas palabras pueden provocar algún recelo, los sulfitos son un elemento cotidiano que ingerimos a diario.

La normativa de la Comunidad Europea dice que cualquier alimento o bebida que contenga más de 10 mg/l, con lo que si un producto con una cantidad mayor a la indicada va a estar comercializado en la C.E, se debe indicar en la contraetiqueta de modo claro y entendible para la mayoría de países integradores de la Comunidad Europea.

  1. Procedencia

Todos los productos bajo Denominación de Origen producidos en España deben señalar, de modo claro y visible, su procedencia. Es otra de las normativas de la Comunidad Europea para señalar la procedencia de todo producto alimentario.

  1. Cantidad

Expresado en mililitros o centilítros, nos informa de la cantidad de líquido que tiene la botella.

La cantidad estándar es de 75cl, pero por supuesto hay muchos más tamaños como las botellas Magnum, de 1,5l, las Jeroboam de 3l., hasta la más grande, la Nabucodonosor, de 15l. de capacidad.

contraetiqueta de un vino